10 errores habituales en primeros auxilios

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Promedio: 0)

Al tratar de ayudar a alguien que ha sufrido un accidente o presenta alguna herida, podrías estar cometiendo algún error y estar perjudicando o agravando su situación. Te presentamos una lista con los 10 errores más comunes cometidos ante distintas situaciones que precisan de atención o ayuda. Son éstas:

  1. En un sangrado nasal, inclinar la cabeza hacia atrás. Puede provocar que la sangre pase de la nariz a la garganta y provocar ahogamiento.
  2. Sentar a una persona desmayada. Debemos dejarla acostada, controlar su respiración y pulso, y mantener en alto sus piernas, pero siempre con la persona tumbada.
  3. Aplicar calor a un esguince o fractura. Es frío lo que hay que aplicar. El calor es para problemas crónicos, como dolor de espalda, no para una situación aguda como esguinces.
  4. Tratar de eliminar cristal u otro tipo de elementos del cuerpo. Hay que hacerlo con material esterilizado. Si el objeto está enterrado muy profundo, quitarlo puede ser fatal.
  5. Aplicar agua por unos instantes en caso de quemadura. Debemos sumergir o aplicar agua durante 20 minutos a la zona quemada para que la piel empiece a sanar.
  6. Usar de inmediato la maniobra Heimlich en personas atragantadas. Primero hay que situarse detrás de la persona afectada, inclinarla ligeramente hacia adelante y con el talón de la mano dar 5 golpes rápidos en la espalda. Si eso no funciona, se pasaría a la maniobra Heimlich.
  7. En una persona convulsionando, tratar de sujetar o poner algo en su boca para evitar que se muerda la lengua, o contener sus movimientos. Lo recomendable en este caso se situarla de lado, para facilitar su respiración.
  8. Dar preferencia a la respiración boca a boca en una víctima de infarto. Primero deberemos llamar a los servicios de emergencia, y dar prioridad a las compresiones torácicas.
  9. No saber lo que estás haciendo. Deja que alguien con experiencia o más idea de lo que hay que hacer toma la iniciativa o te guíe.
  10. Hacer un torniquete en una herida que está sangrando. Un torniquete puede detener el flujo de sangre a toda la extremidad, provocando una amputación. Un torniquete no debe ser la primera opción.

En el siguiente video tienes todos estos puntos explicados con más detalle:

Si te ha gustado este contenido, ayúdanos a compartirlo:

Deja un comentario